miércoles, 29 de diciembre de 2010

Capitulo IV

La chica de cabellera rubia

Proseguí a esperar el amanecer…. Postrada en la sima de un pino; mirando varios pajarillos volar, hojas ser arrastradas y muchas mas cosas en cuantos las manecillas del reloj se movieron… pude escucharme contar lo segundo de mi boca. Evite a Mason, cuando paso mirando lo que hacia… la explicación, había sido muy clara para el.
Tarde un rato, hasta que el cielo se formo anaranjado… estoy preparada... camine a la parte baja del castillo donde habitaban una gran parte de vampiros dejando a la otra incursionarse con los humanos…
El sótano era oscuro con unas cuantas velas prendidas.
Me despedí de algunos de ellos, –Estas emocionada por esto– lanzo una broma Marion un vampiro creado, imitando extrañes le conteste –pronto lo estaré– y mucho se lanzaron a reír … baje mas escaleras y me pidieron sentar…  el mas antiguo de nosotros haría la absorción, –Esto suele ser muy doloroso, suerte que no sientas, es una ventaja– me explico y yo intente darle mi punto de vista –No es una ventaja, pero créame que si no fuera tan solo por sentir, jamás dejaría de ser vampiro–, agacho su perfil y tomo mi cabeza, inclinándola hacían un lado.
Espere por unos 10 minutos, ha que terminar y sacara su afilados colmillos de mi, –es todo– seso un poco, –Entonces ya puedo sentir– mostrando una supuesta ingenuidad… que el calmo en seguida –Bueno, Alba no es tan simple, tarda horas para estar completa… primero perderás habilidades… la velocidad ya no esta con tigo,  después  lo que caracteriza como vampiro; tu físico y por ultimo vendrán los aspecto de humano, pero es muy lento–  comprendí los términos dados. Cuando grito  –Mason tu la llevaras…– mientras el intentaba sacar escusa tontas para no acompañarme.
Pero a fin de cuentas, tubo que acceder al mandato; me subí en sus hombros… ansiando un camino largo, pero paro a una distancia bastante corta……
–Que sucede; por que nos detenemos– le interrogue
–Tú no te detienes, puedes seguir, pero yo hasta aquí llego–
–Mason, por favor…. Como crees faltan muchos kilómetros, a mi paso… voy a tardar demasiado en llegar–
–Es tu problema que te ayude tu nueva gente– procuraba ocultar su rabia
–Valla no pensé que te doliera tanto; que ironía tú que haz esperado tanto por mí, me pierdes y quizás alguien que no me esperaba, me tendrá–
–Piensa lo que se antoje, pero no  cantes victoria… (Olfateo un poco) no olvidare tu aroma y cuando seas humana, tu serás mi primera presa– guiño su ojo, y se alejo versátilmente
Después de mi altercado con Mason, procure seguir caminando, hasta pisar lo que seria mi nueva vida… todo volvería iniciar y esto lo tomaría  como un trago amargo que era indispensable de tragar.   Camine por minutos, pensando que para este entonces ya debería de estar si no fuera por el coraje que poseía Mason.
Uno minutos avanzando, para notar como movía demasiado mis pies y no avanzaba mas que unos cuantos pasos, –estoy perdiendo mi potencial vampírico– susurre, en parte era un buena señal, que me retrasaría un poco, pero buena al fin y al cabo.
En un momento dado pensé que llegaría mañana… pero todo se frustro cuando escuche unos gemidos muy cercanos de donde yo me encontraba; sospeche que podría ser un animal herido, pues ya no podía oler; corrí un poco, empujando varas a mi camino, hasta que la vi detrás de un arbusto a aquella chica….
Un mujer agonizando de dolor se encontraba bajo mis pies, era bonita, piel limpia, delgada, alta, cabello lacio y rubio, un color bronceado…. Me encontraba en un dilema, pues a pesar de que nunca sentí, mi especie era  importante, hice lo posible por ayudarla y se que jamás dejaría morir a uno de los nuestro, entonces la dejaría a ella, cuando pronto su familia será la mía…. –tome rápido la decisión, pues ella esta perdiéndose velozmente– caí hincada a su lado derecho, mientras   ella me miraba ilusa, con una bufanda rosa en su cuello…  –Ayúdame pronuncio, me mordió un serpiente– mostrando débilmente su brazo derecho con dos orificios… mientras su puño izquierdo permanecía cerrado….
Claro, te ayudare le asegure…. –succiona el veneno– me rogo, mientras suspiraba…  por un momento sentí su mirada clavada en mis verdes ojos, y una sonrisa fina cuando voltee a verla;        – ¿Cómo te llamas?– continuo… Alba le conteste cuando estaba reflexionado –Yo soy Cristtal, Alba por favor hazlo– pronunciaron sus labios secos.
Tome su mano levantándola a una altura razonable, acerque mi boca a ella; probé un poco y sin escupirla; sin embargo su  sangre tenia algo, diferente… mis ojos se abrieron y los colmillos salieron, quise pararme pero mi cuerpo estaba atrapado, acertando que no se detendria ; y comenzó mi frenesí, chupe su sangre  si cesar –sin que obedeciera mis mandatos, la mire perder color, y recordé en un instante– esas palabras muy sabias que narra nuestro mas antiguo ancestro (un vampiro se alimenta, pero es capaz de controlar su hambre, pero deben de saber que si  consumen sangre de un humano que esta en indicios de ser un vampiro, ese veneno no los dejara mover de lugar hasta a ver tenido la ultima gota)  también recordé, la corrección que le hice –yo no seré afectada por eso, nunca– y el sinceramente respondió… –No se trata de sentir o no Alba, por que a pesar de todo, no eres tu, es la sustancia que no soltara a tu cuerpo, por mas que lo desees o no la agás–
Tenia toda la razón, no podía detenerme; seguía succionando la poca sangre que le quedaba, hasta que termine, me separe y aun así lamí mi mano embarra, –No puede estar envenenada–  hable y comencé a buscar la supuesta mordida, notando que la bufanda estaba mal puesta… la tome, arrebatándola de ella y hay la encontré… que hice, pensé  y recordé los dos puntos en su brazo, como se los provoco, me comente la incógnita, para notar la falta de uno de sus aretes, –por supuesto– volví  hablar…. Tome su puño abriendo para hallar su arete faltante… que imbécil fui… ahora que hago…
No tenia solución, así que me levante lentamente, elegí un buen lugar… y comencé a cavar con mis manos, al ver terminado el hoyo, la tome y deje caer dentro de el sin ninguna consideración, –de algo me servirás– susurre, ya que quizás ella podría ser la salida, no debí dejar que la encontraran… sabiendo que un animal repudia el aroma de vampiro, jamás la tocarían con su piel impregnada. Tape la tumba y me senté… no tardo mucho en hacer su aparición el sol… y el frio de el amanecer no me tocaba… camine para confirmar lo que ya sabia… tome un roca de tamaño de mi puño, la oprimí con una mano y esta se volvió polvo –soy fuerte– me conteste, pero al querer derrumbar un árbol, me rompí el debo meñique sin ningún dolor… y entendí… soy mas fuerte que un hombre, pero muy débil para ser un vampiro, tengo el olfato de un humano, poseo la piel pálida de un vampiro, tengo apetito humano pues no vomite como de costumbre al comer una hierva…. Y a pesar de todo no siento, que tonteria, le rompi el corazón a Mason, para seguir igual solo que si el, lo genial es que me da lo mismo, pero ahora que sigue…                          
Licencia Creative Commons
espina torcida por emy se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial-No Derivadas 3.0 Unported.

3 comentarios:

  1. Cada vez me sorprendes mas. Que genial.
    Espero el proximo capitulo ansiosa.
    Felicidades!!!

    ResponderEliminar
  2. Emi hermosa soy Aqua Cullen del blog de noches con las vampiritas culln, nena realmente no pude terminar de leer el ultimo capi pero lo que alcance leer me dejo atonita eres increible escribiendo sigue adelante y que nada te detenga mil besos!!!! mordiditas!!!

    ResponderEliminar
  3. bueno guapa! acabé de leer. espero que te pases x mi blog para decirme que has publicado el quinto cap. y bueno espero que mi historia te guste y me digas algo!
    te espero!!!
    Lighling

    ResponderEliminar