jueves, 27 de enero de 2011

Capitulo VI (parte II )

–Estaba de paso, no sabía que cenarían… aquí– agrego rápidamente Erín
–No estoy segura de eso– hable tan solo para mí…
En unos cuantos segundos el ya estaba sentado con nosotros, –Que va cenar señor – se acerco nuevamente el mesero, –No gracias, solo un vaso de agua– explicó, –Seguro que no quieres nada Erín yo invito–  dijo Andrés –No gracias, no me he sentido muy bien– concluyo.
En un tiempo corto ya no me parecía divertido como se estaba tornando el ambiente, el juego que habíamos iniciado… lo termino el con sus preguntas tontas y necias… me levante de la mesa… para  marcharme, tome a Karolina que ya estaba mareada por tanto vino que ingirió…
–No, no Alba no te vallas– me sujeto Andrés
–Déjala si es lo que quiere– sugirió Erín
–Alba, no le hagas caso… oye si lo que deseas es ir a otro lugar vamos yo te llevo– insistió con tal desnivel que no me pareció mal probar un rato… –Y va a ser lindo el lugar– indague para cuando yo estaba por marcharme–Por supuesto, el mas hermoso– y tomo mi mano…
–No te la vas a llevar– se postro delante nuestro y como tenia que ser Andrés quiso defenderme
– ¿Qué? Vuelve a repetirlo– se toco el saco
–Me oíste–
–Oblígame– ante el reto impuesto, Erín respondió inesperadamente lanzándolo en el aire, el tropezó chocando con el mesero quien dejo caer en su cuerpo nuestras ordenes.
–Estas loco– Salí de el restauran de la mano de Karo, donde detuve a el primer taxi que note.
–Espera, no te vallas así– cerro la puerta de auto
–Ahora que ¿? No me interesa conocerte–
–Es por que enamoraste del imbécil de Andrés, que solo te quiere para un rato–
–Y tu para que me quieres ¿?–
–Yo no te quiero, es solo que me preocupo, por que a el le gusta jugar con todas la chicas–
–Que bueno que no soy como todas las chicas–
–Claro, eres mas hermosa– lo observe de reojo, moví un tanto mi rostro y sonreí, subiendo al taxi donde ya estaba Karolina  
                                                                                 
Capitulo VII
Día de tormenta
Ya llevo bastantes días, viendo como colabora la sociedad…. Y viendo al joven Erín, que no deja de asediarme en las ocasiones que lo he notado… si tuviera el tacto adecuado para decirle que lo que percibe a los lejos no es mas que el aroma que me dejo su novia al morir, pero como me conozco con esplendor se que no podre hacer mucho por el, ni voy a querer hacer nada cuando se entere –Los demás no me importan cuando yo no importo–  la sociedad es tranquila que preferirá estar en mi revoloteado mundo vampírico; es mas entretenido y rápido que el solo ver pasar el atardecer… que esperar el amanecer… que solo trabajar y cuidarse…
Las emociones de este mundo son pocas, pero aquí con mis habilidades soy la mejor, no tengo que me haga seguir…. En cambio en ocasiones me pregunto que si regresara a mi cosmos, con lo que me ha quedado seria la mas débil, la que debería de pensar como superar algo que no se puede superar… en bastas reflexiones con mi cabeza fría que me ha caracterizado por mi falta de alma, no tomo decisiones apresuradas sin verificar mis fallas…. No puedo volver pues ya no soy de sangre pura, la casta a la que pertenezco además como tomaran el que halla despojado de su vida ha alguien que iba pertenecer a nuestro grupo… claro se preocuparan por mis errores y dejaran aun lado mis desventajas –No volverá a sentir nunca–.
El, solo el me ha quitado una parte que no me pudo quitar el amor de su vida –Cristtal–… entre los dos me despojaron de lo que aparentaba ser mi vida perfecta… en fin se que no me debo adentrarme pero no dejo de darle vueltas a el asunto… y tal parece que las horas que restan para el amanecer… se funden con esa pregunta. Otra jornada de trabajo duro; pero lo hago para aparentar; y callar las bocas ajenas… 
Es jueves por lo cual las hora de salida es a las 5 de la tarde… será bueno para ir de comparas al supermercado, mi frigorífico esta por quedarse sin cosas. Paseare un rato por al almacén como si no encontrara lo que he venido a buscar. De esa forma are que las horas avances hasta llegar a el anochecer; aun no se si podre soportar una eternidad con este estilo de vida. En fin debo de darle tiempo al tiempo.
Me agarro la salida a las 8… ya había conseguido hasta lo que no necesitaba… y como acostumbraba obtener todo lo que deseaba con solo hacer que la gente mirara mis verdosos ojos, se me hacia fácil aprovecharme de todos… me aleje de la caja, mientras el sujeto que me atendió no dejaba de mirarme con el mayor descaro que hasta ahora estaba notando; pero seguí caminando hasta la puerta giratoria, donde se encontraba dos viejecillas conversando de sus hijos y nietos y de cómo estaban malgastando sus vidas… se burlaban y comentaban entre carcajadas la ignorancia de ellos al creer que la vida podía ser eterna y que en cuanto menos se dieran cuenta su existencia estaría terminando.
Reconozco que sus bocas estaban llenas de verdad salpicadas con un poco de mentira… pero si preferirá estar en sus zapatos para sentir y apreciar el poco tiempo que se me da en este mundo, sin embargo el ser vampiro es fascinante siempre y cuando no te ocurra un accidente como el mío; parecía un poco indiscreta al detenerme junto de ellas, sus miradas entrecerrando los ojos me hicieron acceder a retirarme rápidamente, sin mirar a mis lados… la puerta de cristal que giraba se movió fuertemente para hacerme chocar con ese muchachillo insistente…
–Cuidado estas bien– sus ojos se aclararon más de los común
–Fíjate por donde te mueves… me fastidia el que me andes persiguiendo –
–Lo siento, pero esta ves no estaba tras tuyo… debe ser el destino el que se empeña en mantenernos cerca a cualquier costo–
–Piensas que te creeré esas tontería– le sonríe fingiendo malhumor
–Tal vez no, pero esto tendrás que creerlo. Te ves preciosa con el color de la tarde– me insinuó varias cosas
–Borra esa sonrisita niño; que no intentaba verme linda– golpe su cuerpo con el mío… y logres captar una diminuta carcajada saliendo de su boca…
Que imprudencia por parte de el… andarme siguiendo, como si no tuviera otra cosa que hacer aparte de entorpecer mi rumbo…eso de que era un coincidencia no me lo creo; seria como decir que su vida y la mía es una sola coincidencia. Seré acaso la envidia de todas por el hecho de que Erín es precioso a los ojos de las humanas; y por el motivo de que solo este interesado en mi o debería de decir en el perpetuo amor de Cristtal; al ver la insistencia que presenta Erín… por encontrar una parte de ella comienzo a dudar de el amor que Mason perjuraba por mi.
Un laberinto seria la forma apropiada de disfrazar mi identidad, adecuadamente me refería a los términos de perdición, pero me mostraba mi cabeza que era yo capaz de estar enterrada de por vida en este lugar o al menos hasta que Erín se de cuenta de que no soy capaz que corresponder sus sentimientos y de que hay un millón de personas en este mundo que lo pueden acompañar. Llegue prontamente a mi destino en un taxi un tanto viejo, y con un chofer baste fornido…
Mire a mi alrededor y el reloj de la entrada… era apenas las 8:30 y no tenia intención de quedarme encerrada, cuando naci para volar y me lo estaban impidiendo… un pequeño caminar por el parque u otro lugar no me afectaría; subí rápidamente los escalones para llegar a mi habitación y deje inmediatamente mis bolsas donde pude; saliendo apresurada, solo que después de un rato en la ciudad me di cuenta de que hoy no era el mejor momento para estar fuera y mucho menos para observar las costumbres de los humanos…. Aprendiendo a hacer mímicas y representaciones de las emociones que representan todos con cada suceso.
Las nubes están encapotadas y la lluvia se aproxima velozmente, pero preferí caminar… la televisión en constantes ocasiones ya no me parecía entretenimiento; sin embargo es preciso hacer tiempo para un tiempo que jamás llegara, la juventud eterna me bastara  para mi dotes de manipulación pero en el amor funciona muy bien para los demás, no para mi.
Las gotas se desataron, mientras las personas corrían a mis lados con sus sombrillas, unas que otras sin ellas y riendo por la satisfacción que supongo les causa la brisa; soy la única que se mueve como si pasar un momento cualquiera, la única que el agua y ni el viento le provoca frio.
 Pronto las 9 iban a dar según apuntaba el enrome reloj, las personas habían desaparecido de las calles, por la tempestuosa tormenta que ataco a este lugar, yo en cambio preferí sentarme en la fría banqueta para que la helada noche me absorbiera, recline mi cuerpo y mi rostro se elevo, dejando que las gotas se resbalaran en el, sin un solo tropiezo por la perfección de mi piel, la oscuridad me mostraba muy pálida a comparación de el sol… por un segundo recordé a Mason, ¿Qué estará haciendo? Recorrió mi pensamiento, aun tengo presente su imagen… cada ves que ya no encontraba motivos el estaba incondicionalmente acompañándome y ahora debe de estar aborreciéndome… el era bueno, a pesar de sus ideas que no mostraban a el excelente ser que se presento ante mi.
Escondí mi faz entre mis brazos y piernas… cuando escuche unos zapatos caminar; un  vagabundo imagine; hasta que su voz se intercalo en el sonido al caer de la lluvia…
–No tienes frio– pregunto, mientras sostenía su chaqueta entre sus manos blancas, lo note al levantar mi rostro
– ¿Tu? – me pare inmediatamente
–Tómala, no se ni siquiera que haces aquí– siguió insistiendo
–No gracias… ¿Por qué me sigues?–
–Por que te necesito cerca, sin tu esencia muero– acudió prontamente
–Niño no sabes lo que dices– agregue tan solo eso
–Erín… prefiero mi nombre– impugno su sus dientes blancos
–Te llamare como yo desee– le aclare que no estaba dispuesta a obedecer ni aun mandato en el que el tuviera toda la razón
–No me molesta el termino niño, si con eso me dejas estar solo con tigo–
Lo mire, sonreí y moví un tanto mi cabeza– Erín (mantenía mi sonrisa) déjame en paz, confía en lo que te digo… no te convengo–
Su vista se resbalo y se quedo ay por unos minutos, dudando de mis palabras me observo rápidamente de reojo. Acento con la cabeza, –Alba, me quedare con tigo, perdí todo y tu eres como una hermana– afirmo con tanta seguridad
–No me buscas a mí, y lo sabes–
–Prefiero no hablar de ella, no aprecio lo que le di y lo que estuve dispuesto a dar por su amor… se alejo, me dejo muy herido… Y luego apareciste tú, solo tú… eso no es casualidad– y sus ojos se hundían en su brillo… 
–No tienes idea del régimen que tú palabras invocan–
–Se con excelencia los que digo–
– Si conocieras la verdad, jamás hubieras pronunciado palabra alguna–
–Alba– volvió a ingerir, pero me olvide de el y de los que sucedía…  el tan solo estaba despechado, por un abandono que nunca sucedió del cual yo fui cómplice.
La luna se escondía entre el montón de celajes  que provocaban a la lluvia volviéndola tosca, caminaba entre las calles, y el detrás de mí, preguntándose quizás el por que de mis rechazos y desplantes.
–Vamos Alba me tendrás persiguiéndote hasta tu hogar o aun peor por el resto de la vida– grito con movimientos en las manos
–Yo no te he pedido eso– sibí un escalón en el juego
–Eres la primera que repele de mis encantos por así decirlo–
–Te sorprende–
–No me demuestras lo única que eres–
–Basta niño–
–De a cuerdo, me voy por ahora… aunque sigas sin considerar que mis intenciones son buenas, no quiero fastidiarte, ni molestarte, tu estas primero… pero te advierto que soy demasiado terco–
–Po que aseguras que me amas–
–Ya te dije que no te amo, es tan solo cariño–
–Entendido–

–haa… solo una cosa mas, (mostro sus afilados colmillos) solo es esto– al no temer me quede en la posición en la que estaba cuando veía como se acercaba, me tomo de la cintura –niño, olvídalo– agregue… pero intento acariciar una piel que no siente aun con el mayor golpe… –eso no es un NO–  y me beso.
Estaba hallada a los constantes y supuesto besos de Mason que esto no me pareció diferente; bueno en una cosa si… Mason buscaba el hacerme sentir…. Y supongo que Erín buscaba el hacer sentir lo mismo a ambos.
Abrir mis ojos, pera ver de cerca su no tan pálida piel, sus coloradas mejillas que se enrojecían con el calor que emitía su corazón, pero que su piel fría apagaba… las gotas resbalaban una a una  por su imagen… cuando notaba sus cejas temblorosas, sus disimuladas sonrisas entre cada movimiento de labios que hacia, mostrando de esa manera lo feliz que lo hacia el evento.
La luna se postro en nuestro techo, la lluvia se fugo en un instante cuando solo nos dejo de recuerdo una brisa que se notaba a contra luz de los faros.
Mi mano se introdujo en su fallido intento, lo separe y el pregunto que sucedía –es que acaso no te gusto– seguía intentando salvar lo que nunca hubo…
El espectro helado seguía dentro de mí, limpie mis labios, eleve mis cejas e imite a la perfección una sonrisa descarada, trague saliva cuando lo note atónito si es que esa era la palabra para la cara que mostraba… calle; y respire el aire que se estaba metiendo después de la sonante tempestad.
–Vez no te amo– seguro entre tartamudeos
 –Mira niño– y el intento robarme la palabra… pero con unas señas de silencio lo pare… era mi turno de terminar con esto. –Déjame, no soy lo que aparento y tampoco te conviene saber que soy… escucha muy bien, no es mi intención lastimarte pero… no lo puedo evitar, olvídate de mi como si nunca hubiese existido; que yo are lo mismo sin problema alguno… No me sigas que no podre y te soltare todo… no me importara hacerlo ni me importara como te sientas, con tal de que me dejes seguir mi camino sola… confía que la oportunidad que te estoy brindando para no hacerte sufrir… solo se da una vez… solo una vez se te da la oportunidad de elegir; si lo sabré yo… adiós niño–
Mi sombras se achiquito como me movía, dejándolo parado en la misma posición después de mi discurso sobre mi identidad…
En eso me vino a la cabeza, las palabras de Mason antes de partir de su lado “nadie te va a amar como yo lo hago, por que nadie de ese mundo al que quieres ir conoce tu verdad” no quise hacerle caso, por que en mi mente solo mis ideas gobiernan, tan solo esta vez supuse por un corto instante que quizás cometí un error.
A pesar de que mi ego no admite errores, sin sentimientos le perspicacia de las acciones sobresale ante todo.
(Erín, se desbasto con las palabras que sonaron muy dentro de el, Alba por que dices eso… como si no te importara nada mas que tu, se reprochaba el mismo, pero con solo notarla mas lejos percibía nueva mente el aroma de Cristal… perdón por haberte metido Alba, lo siento… pero no es broma que te amo, por eso estoy confundido, solo que Cristal no se va…. Y no creo que lo haga)
Me asegure que eso seria suficiente para alejarlo definitivamente, pero el mayor problema se presento a la mañana siguiente, cuando estaba llegando a el trabajo, los dos nos topamos en la entrada, donde un anuncio enorme estaba colgado, –Niño asesinado brutalmente por un animal en el bosque, se le recomienda a la población mantenerse alejada de el hasta nuevo aviso– Erín me miro con incertidumbre y se alejo, no me arriesgue a equivocarme pero era un sospecha en la que se involucraba  Mason.